domingo, 21 de octubre de 2012

La verdad de una mentira


CAPÍTULO XI: A un paso


Su aspecto desmejoró rápidamente. Julia llevaba días encerrada en su habitación. Su madre se preguntaba si había hecho bien en confesarle un trozo de su pasado; para ella todo se debía a la confesión de unos días atrás. Pensaba en lo decepcionada que debía estar de ella; aunque aquella situación sí, mantenía preocupada a Julia era otro asunto el que la angustiaba. Con  preocupación de madre y viendo que Julia era incapaz de realizar sus tareas por aquellos días la Sra. Isidora había asumido la atención de la floristería.

En ocasiones, Julia, trató de consolarse diciendo que por lo menos la última vez que estuvo junto Gerardo fue especial. El recordar su cercanía la ruborizaba cada vez que lo hacía. Su pensamiento en aquella ocasión fue que Gerardo la besaría, la vergüenza que experimentó, tras sentir solo un beso en la frente, fue infinita.

Consciente que el precio por seguir ocultando la verdad era demasiado alto, Julia llevaba varios días pensando en volver hasta el hospital, presentarse ante Gerardo y que él viera por sí mismo que ella, no era su prima. La decisión que tomó la hizo en un instante. No podía y mucho menos deseaba continuar así, la vida debía seguir y con paso firme se dirigió hasta el lugar donde por fin se sabría quién era en realidad.

Su valentía disminuyó a cada paso; para cuando estuvo frente a la habitación de Gerardo se volvió a preguntar ¿si todo aquello era necesario?, la respuesta que vino desde su interior le dejó muy claro que sí. Vivir con temor a ser descubierta no era vida para nadie. Ya estaba allí, a solo un paso de asumir todas las consecuencias de sus actos, sin saber de qué manera sus piernas temblorosas le permitían avanzar para tomar la manilla de la puerta tomó aire con los ojos cerrados; creyendo que así podría conseguir algo de calma, pero una voz la detuvo de improviso:

—Señorita Julia, necesito hablarle—la voz del doctor la trajo de vuelta a la realidad—. Me permite unos minutos en mi consulta, por favor, e hizo una señal con la mano dirigiéndola.

—Doctor, está todo bien. ¿Ha sucedido algo?—fueron las únicas palabras que lograron salir de su boca.


Sin haber puesto atención, durante el trayecto, a nadie más que al hombre que tenía frente a ella, Julia se percató de improviso que ya se encontraba en la consulta del médico; sabiendo de la existencia de una silla, porque se sentó en ella.

—Tengo malas noticias, para usted. El señor Gerardo está…no sé cómo decir esto, sin preocuparla. Hace un par de días quitamos el vendaje a su primo, pero él no puede ver con claridad. Esto puede ser solo producto del fuerte trauma, sus ojos están en perfecto estado, pero aún así solo ve sombras, no distingue detalle alguno. Su estado de ánimo disminuyó de manera significativa, los últimos días las enfermeras se quejaron de su mal humor; algo muy extraño desde que usted comenzó a visitarle.

—Lamento no haber estado aquí, debió ser difícil para él—dijo Julia con tristeza.

—Supongo que así debió ser. Después de esto ha decido dejar el hospital, insistió en salir de aquí lo más pronto posible. Por lo tanto le he permitido partir esta mañana. Sin embargo, ha dejado una nota para usted, permítame—sacando algo de su escritorio, extendió un sobre para Julia—la escribió su secretario.

—Gracias—. Extendió su mano temblorosamente, impaciente por saber si se trataba de una despedida.

—La dejaré sola señorita, me he apartado de mis funciones demasiado tiempo.

—Hasta pronto, yo también espero lo mismo— esperando que la puerta se cerrara por completo se dispuso a leer la misiva.


                                                                       Santiago, 22 de diciembre.

Señorita Julia: 

Deseo pueda aceptar la invitación que extendí hace varios días. Sin duda ya habrá recibido una respuesta por parte de su madre, espero que sea favorable para mí. En estos momentos no me encuentro bien; necesito de su compañía, como usted se habrá dado cuenta disfruto mucho de ella.

Dan, mi secretario, esperara su respuesta que puede ser envia a la dirección que aparece al reverso de estas letras. 

Atentamente su primo.

La culpa se hizo presente una vez más en Julia. Ahora solo deseaba haber estado junto a él aquel día; pensó en el fuerte dolor que aquella situación debía estar produciendo en él. El deseo de acompañarle, que era el mismo que él mencionaba en la nota, fue creciendo a medida que su imaginación trató de acomodar cada uno de los inconvenientes que su joven conciencia le decía que tendría.

Tener más tiempo para estar junto a Gerardo era algo que ella no había ni siquiera imaginado. Pero ahí estaba, una vez más, ideando una manera para acompañarle. De forma fugaz una respuesta llegó; si su madre ya atendía la floristería durante el día, producto de la llegada de las vacaciones de verano y de la evidente incapacidad que ella misma había sufrido varios días por cumplir con sus obligaciones, no vio inconveniente alguno para expresar su deseo de trabajar lejos de casa cuidando a un niño; de todas maneras dos ingresos eran mejor que uno solo. Pensó que la casa de Gerardo quedaba convenientemente lejos de la cuidad y que por dinero no debía preocuparse. El dinero ahorrado para asistir al teatro era suficiente para presentarlo como paga a su próxima labor de niñera; sin darse cuenta la suma había crecido considerablemente, en su rostro afloró un extraño gesto al recordar la cantidad y expresó en voz alta mientras caminaba:

—Creo que deseaba ir al teatro todas las noches ¡Y yo quejándome!—dijo con una sonrisa en los labios; al tiempo que la premura de sus pasos la alejaban del hospital, donde por momentos creyó ser feliz.


13 comentarios:

Raquel Campos dijo...

Hola Jennieh, me he leído dos capítulos de un tirón. Cómo has dejado la historia de interesante. Espero qué clase de secretos esconde su madre, aparte de los que ha contado ya.
Pobrecilla cuando se ha enterado de lo que pasó Gerardo, ella que iba tan contenta porque iba a descubrir su mentira se enrola en otra por el simple hecho de estar con él.
Me parece que la historia va a tomar un rumbo muy interesante cuando ella se vaya con él.
Estoy deseando leer más de esta preciosa historia.
Un fuerte beso!!

Lourdes dijo...

¡Qué capítulo guapa! Que pena que él no vea bien, quizás sirva para unirlos, ojalá, esta pareja tan bonita producto de tu imaginación es realmente encantadora. Disfruto leyéndolo. De salud estoy un poco mejor, gracias por preocuparte. Un beso enorme, Lou

Jennieh dijo...

Raquel:

Me alegra recibir tu opinión.Confieso que en un principio me pareció demasiado dar ese giro, pero bueno... lo hecho, hecho está. Fue el único recurso que encontré para que pueda suceder lo que viene.

Un beso.

Jennieh dijo...

Lou:

Que alegría es saber que vas recuperándote, espero te encuentres perfecta de salud muy pronto.

Gracias por tu compañía y comentarios.

Un beso.

D. C. López dijo...

Hola guapísima!, pasaba a saludarte y ver k tal te iba todo... Espero k muy bien! >.<

Saludos guapa, y buen inicio de semana!, muak!

Lourdes dijo...

De nada guapa, es un gusto leerte.
He colgado un video ayer por las dudas te aviso por si pasas.
Espero ansiosa tu capi próximo que este Gerardo me trae muchas expectativas jejeje. Besotes reina

Jennieh dijo...

Dulce Cautiva:

Me alegra que te hayas dado una vuelta por aquí. Voy tratando de avanzar, aunque con algunos problemitas de tiempo, pero ya va llegando fin de año y ahí si que me desquito, jajajja.

Un beso

Jennieh dijo...

Lou:

Por la noche llegaré a ver el video.

La publicación del nuevo capítulo la haré el día jueves de esta semana.

Un beso.

princesa jazmin dijo...

Saber que la persona amada puede estar sufriendo es un poderoso aliciente para correr a su lado lo más pronto posible, para mitigar con su compañía los dolores del alma y del cuerpo.
Gerard debe estar sufriendo la ausencia de su dulce enfermera, y estuvo muy bien al idear la forma de que volvieran a estar juntos.
Cada vez escribes mejor, amiguita, si eso es posible, me encanta tu historia.
En mi cabeza ya le he puesto música y Gerard tiene el rostro, la voz y el cuerpo de Richard "El Magnífico" Armitage. Y adoro a Daniela como Julia.
Ahora debo esperar el próximo :)
Besitos!
Jazmín.

Wendy Think dijo...

Ha llegado mi turno de ponerme al día, he estado visitando otro de tus blog y me estaba perdiendo tu novela.
He leído de delante a atrás, comencé con el capitulo VIII.
He visto que hay muchos secretos en ella, por un lado Julia y su relación con Gerardo al que está dispuesta a seguir y por otro lado su madre que está conflictuada por su pasado.
Seguiré con la lectura.
Un beso.

Jennieh dijo...

Jazmín:

Es bueno saber tu opinión y que te guste. Gracias por tu apoyo durante este tiempo.

Y sí; como ves ya estoy incorporando los personajes como lo hablamos con anterioridad.

Un beso.

Jennieh dijo...

Wendy:

Un gusto tenerte por aquí, espero que te guste y no te preocupes que ya habrá tiempo para ponerse al día.

Un beso.

suelin17dea dijo...

WOAH
Ahora si que el reencuentro es inmiente y necesario, necesitamos saber que pasa , cuals era la reaccion. Me gustaria tambien hav¿ber querido ir al teoatro y ahorrar mas jijiji, esta buena la ilusion por ver nuevamnete al pobre Gerardo que anda a oscuras por estos dias. Espero mejore pronto su salud y quede todo bien con Julia.

Seguimos leyendo,

Besos