domingo, 4 de marzo de 2012

Destino (tercera parte y final)



Salir de viaje fue la mejor solución, alejándose de la causa del sufrimiento podría llevar mejor lo que estaba a punto de pasar, aunque no dejó de pensar por qué él tenia que elegir a una persona tan cercana a ella, era algo que la llenaba de inquietud y otro tanto de enojo. Por lo mismo fue muy reservada con respecto a su paradero.

La comunicación con su familia jamás se interrumpió. Su amiga la mantenía al tanto de los preparativos del matrimonio. No es fácil pensar cómo una persona podía ser tan fuerte y no pensar que aquella posición, ser la novia, le correspondía, pero lo que en realidad le ayudaba a mantenerse fuerte era el amor a su amiga, aunque esto la llevara a ser infeliz por un tiempo.

Así pasó un año y el día llegó, la boda se celebró con normalidad y según lo planeado, la novia se veía realmente hermosa, pero antes de ir a la iglesia le confesó que estaba agradecida por toda su ayuda y comprensión entregada durante todo ese tiempo además, que suponía lo difícil del asunto era para ella.  Sin embargo, le suplicó que se alejara un tiempo de ellos, pues estaba consciente que él aún mantenía los sentimientos por ella. Esta petición la tomó por sorpresa, porque desde que se acordó el matrimonio ellas no habían conversado sobre este asunto, a pesar de aquello le prometió que ella respetaría su nueva vida y sólo se verían cuando fuese necesario. 

Pensando, cómo en la mente de su amiga podía pasar siquiera que ella fuese capaz de ser un  tropiezo en su matrimonio, llegó el momento de la celebración y allí todos disfrutaron de la felicidad disfrazada de los novios, pues uno amaba a otra y en un acto de desesperación y venganza decidió acercarse a su amiga. Y la otra aunque estaba en conocimiento de todos los sentimientos de él estaba decidida a que fuese para ella; y a pesar de esto ambos esperaban ser felices. Pero algo inesperado estaba a punto de suceder para los tres, pues él se acercó a ella y le confesó que aunque el destino junto a su amiga estaba trazado, jamás la olvidaría y lamentó que no fuese ella la que estuviera  en ese lugar, estas dos situaciones la pusieron demasiado nerviosa y un poco de mal humor, no podía entender como dos personas podían ser tan ilusas al punto de engañar sus sentimientos y esperanzas. Incapaz de pensar con claridad se retiró mucho antes de que los mismos novios se despidieran, y muchos murmuraron la inusual situación.


Más tarde en su casa, lloró desesperadamente hasta que las lágrimas no volvieron a salir. Sus pensamientos la sobrepasaban, pues le preocupaba que en su amiga existiera ahora este rechazo que le confesó antes de casarse, a qué se debía ese comportamiento, si ella jamás la movió otro interés que su felicidad, y por otra parte estaba lo dicho por él durante la fiesta, como podía siquiera atreverse a decir algo así habiendo tomado una responsabilidad tan grande como era compartir su vida. No encontraba respuesta y aunque hasta ese día seguía queriendo a ambos, decidió que no valía la pena sufrir por ellos, pues estos a conciencia decidieron sus vidas de allí en adelante. Estos pensamientos la aliviaron bastante. Desde entonces decidió llevar su vida con gran tranquilidad, al ver que todo lo sucedido habia sido para su bien, y que ahora le correspondía a ella descubrir un nuevo futuro.

Para el nuevo matrimonio no fue nada fácil comenzar, nunca habían sido sinceros con sus sentimientos y esto los había llevado a varios conflictos, ¿podrían ser felices?, en fin el tiempo dio paso al cambio. Fue así, como al poco tiempo de casados una noticia cambio las expectativas de su matrimonio, estaban esperando un hijo. Para los dos fue una grata noticia y, el trato entre ellos comenzó a ser más tierno, llegando a comprender el motivo de su unión, desde entonces el amor nació para él y para ella la desconfianza murió. Con la consolidación de su amor los temores que los rodeaban al comienzo desaparecieron.

A un tiempo de ocurrida esta historia la vida ha cruzado nuestros caminos. Me pregunto: “¿cómo sería todo si algo de esto hubiera ido de distinta manera?”… Porque sin lugar a dudas he conocido a una mujer maravillosa, capaz de entregar todo sin esperar nada a cambio. No sé cuánto tiempo tendrá que pasar para que sus heridas sanen, pero seré paciente, porque déjenme confesar que la amo, y espero que un día no muy lejano me acepte y podamos compartir la vida.

9 comentarios:

AKASHA BOWMAN. dijo...

Una relación que empieza tomando como base el engaño y la falta de sinceridad jamás podrá llegar a buen término, aunque tambiién es cierto que muchas veces el roce hace el cariño y que donde no existió de primeras esa chispa, ese enamoramiento, acaba fraguándose un cariño y una camaradería ejemplares. De todas formas yo es que soy muy romántica y sin una pizca de pasión, de mariposas en el estómago, de corazón brincando acelerado no sabría vivir. Es la condena de las almas románticas jeje.

Besos y que esa pluma no se canse. Sigue escribiendo siempre.

Lady Jane dijo...

Es un buen final tomando en cuenta que la protagonista se sienta alegre por la felicidad de su amiga. Me gusta el detalle que dejas en tu cuento de dejar el futuro de ella para la imaginación.
¡Cielos, Jennieh! Me dejas un poco confundida con el párrafo final. Creo que tendrás que explicármelo, si no es molestia. A menos que sea adrede el aire dudoso... de tal modo, debería indagar las respuestas a mis preguntas con mi imaginación.

Te cuento que hace algún tiempo compartí en mi morada virtual una historia que me gustaría me dieras tu opinión.

Como dice Akasha, que tu pluma no se canse. Quisiera mucho leer más letras salidas de tu imaginación.

Besos.

princesa jazmin dijo...

Interesante y agridulce final para este relato, planteas muchos temas que nos ponen a pensar.
Cuántas veces en mi vida no me he preguntado, qué hubiera pasado si alguna situación hubiera resultado diferente? si hubiera tomado esta decisión en lugar de ésta?
Por qué capricho del destino estoy en este lugar, y con esta gente?
Sólo me ayuda pensar que el tiempo acomoda todas las cosas y que nuestra existencia tiene una razón para resultar de la forma en que lo hace.
Enhorabuena entonces para tu pluma y esperamos leer más y conocerte mejor.
Con Akasha y Lady Jane acompañándote en tu camino no podrías estar mejor, son unas damitas fantásticas.
Un beso grande-grande!
Jazmín.

Jennieh dijo...

Querida Akasha:
Perdón por la demora, he estado hecha un nervio, porque he comenzado con las clases y recién tengo tiempo libre.

Gracias por tu apoyo, y espero en un futuro poder satisfacer ese lado romántico con mis historias.

Saludos y besos.

Jennieh dijo...

Querida Lady Jane:

Gracias por tu comentario y por honranme con tu visita al blog, para mi es muy grato conocerte.

Con respecto a lo que mencionas del final de la historia deseaba dar la impresión que existía un hombre esperando por ella. No sé si esto cabe como explicación, pero espero haber acertado.

Gracias y perdón por no haber respondido antes, como lo explique a Akasha he estado adecuándome a un nuevo ritmo con lo de los estudios.

Ten por seguro que pasaré por tu rincón virtual.

La semana que viene comenzaré con una nueva historia y espero que puedas darme tu opinión.

Una vez más gracias.

Saludos y besos. Que tengas un lindo fin de semana.

Jennieh dijo...

Querida Jazmín:

Gracias por tu apoyo todo este tiempo.

Yo igual me hice esa pregunta y quise expresarla de esta manera resultando en parte la historia.

Me resulta grato poder contar con ustedes y la próxima semana comenzaré con mi siguiente historia.

Saludos y besos. Que tengas un lindo fin de semana.

anne wentworth dijo...

un final un pococ triste a mi parecer, pero toda herida sana con el tiempo aunque quede cicatriz!!!...
un beso!!

Jennieh dijo...

Anne:

Sí, el tiempo todo lo cura. Las cicatrices creo que quedan para que en cierta medida no olvidemos lo que vivimos y aprendimos de ello.

Besos.

Martín de Moxena dijo...

Creo que el hombre en cuestión está dispuesto a mantener una relación subterránea (ilícita) con la protagonista si ella así lo permite.
Pareciera que aquel matrimonio del hombre con la amiga está condenado al fracaso porque él solo empezó a manifestar más cariño por su esposa cuando ella tuvo un hijo. Lo normal es que los esposos se amen independientemente de los hijos.
Todo es complicado, pero creo que hizo bien la protagonista en alejarse de aquella pareja. Con el tiempo seguramente se sentirá mejor.

Interesante argumento; hace que cualquier decisión resulte dolorosa. :)